Buscar

Entrevistas
Sep
18
2017

Disfrutas la vida al disfrutar de un paseo en montaña rusa

Entrevista con el Maestro de Yoga Jawahar Bangera

Texto y fotos: Fernando García Aguinaco

 

B.K.S. Iyengar - Guruji en el Instituto Iyengar (RIMYI) en Pune
 
Jawahar Bangera nació en 1950 y practica yoga desde 1969, cuando su familia estudiaba directamente con B.K.S. Iyengar en Mumbai, India. Jawahar valora inmensamente haber iniciado directamente su práctica con B.K.S. Iyengar a quien llama Guruji. La terminación “ji” refiere cariño y respeto.
 
 
 
Jawahar a punto de dar sus saludos a Guruji durante el cumpleaños 92 de Iyengar en Pune, India
 

Enseñabas yoga mientras estabas en otro trabajo…
Sí, tenía un negocio familiar. En ese entonces, las clases de yoga que enseñaba eran fuera del horario de oficina. Así me acomodaba bien. No interferían con mi trabajo.

 
Años después decidiste trabajar exclusivamente como maestro de yoga.
En 2002 cerramos nuestro negocio. En ese tiempo las clases ya estaban en marcha. Entonces, pensé, ¿por qué no me dedico exclusivamente a enseñar yoga?
 
¿Fue un gran cambio en tu vida?
No en realidad, porque ni siquiera sentí la transición. Ocurrió de manera fluida. Un día estaba yendo a la oficina, luego decidimos cerrar el negocio y el yoga continuó. Yo sólo comencé a dar mi atención usual a las clases de yoga.
   
¿Cuántas clases por semana recomiendas que tome un estudiante principiante? 
Para un estudiante principiante diré que, si es posible, tome al menos dos clases, con un intervalo de dos días. Así se mantiene la continuidad...hasta que desarrolle una práctica personal. 
 
¿Cuándo sugieres que un estudiante comience su propia práctica?
Cuando el maestro observa que el estudiante es capaz de comprender la asana y cómo debe ser practicada, entonces es seguro decirle al estudiante que puede comenzar una práctica personal ...Tomará algunos meses para que adquiera una comprensión suficiente de los fundamentos. Una vez que entiende los conceptos básicos y el profesor se percata de ello, entonces está bien.
 
 
 
Enseñando Sirsasana en la Ciudad de México
 
En todas sus clases, Jawahar hace una pausa para sustentar sus enseñanzas en algún Yoga Sutra de Patanjali. “Cuando citas los Yoga Sutras los estudiantes obtienen un conocimiento -dice Jawahar. Así, entienden que lo que están aprendiendo en la clase ya ha sido escrito. Saben por qué practicamos en la forma que practicamos... ¿Cómo se va a progresar? -acota Jawahar- El progreso sólo puede venir si sabes cómo empezar. Por ejemplo, primero es la estabilidad, luego la comodidad, sthira y sukha. Entonces puedes entender cuando mantienes la postura, cómo la mente penetra de lo externo a lo interno y desde el interior al exterior. Desde annamaya kosa [capa más física del cuerpo] a anandamaya kosa [la capa más sutil del cuerpo] y viceversa.
 
Entonces, entenderás lo que dicen los sutras. Ese es el fondo. De lo contrario, permanecer estable durante 10 minutos en Sirsasana [parado de cabeza] carece de significado. Por lo tanto, la referencia debe ser impartida. ¿Por qué estás haciendo lo que estás haciendo? Esa referencia está en los Yoga Sutras”. 
 
¿Cómo sientes que la práctica del yoga puede beneficiar a una comunidad o, incluso, en una perspectiva más amplia, a la sociedad?
No se puede iniciar a gran escala. El individuo es parte de la sociedad. A medida que el individuo mejora, los otros toman su ejemplo. Y así es como se comienza a expandir. No se puede de inmediato decir a todo el mundo que debe hacer yoga. 

El estudiante de yoga tiene que practicar primero yama y niyama. Yama [las disciplinas éticas del yoga] (ahimsa - no violencia, satya - verdad, asteya - no robar o apropiarse de algo indebidamente, brahmacharya - continencia y aparigraha -sin codicia) son para la armonía en la sociedad. 

Niyama [observancias éticas individuales] (saucha - limpieza, santosha - contentamiento, tapas - disciplina con devoción, svadhyaya - estudio del Sí-mismo e Ishvara Pranidhana - entrega de uno mismo al Absoluto) son para la práctica personal. 

Así, los primeros cinco los haces por los demás. Los cinco siguientes los haces para ti mismo. Así es como la armonía se mantiene. Como estudiante de yoga se espera que sigas yama y niyama. Al seguirlos, uno se convierte en un estudiante de yoga; si sigues este sistema, los demás que te están observando, tomarán tu ejemplo y lo seguirán. Y así es como gradualmente la sociedad se puede beneficiar. Mientras la gente sea egoísta y codiciosa, nada va a funcionar.

Por lo tanto, a partir de yama toda la sociedad se puede beneficiar. Todo lo que hay que hacer es poner estos principios en práctica. Cuando los sigues la sociedad se beneficia, la humanidad se beneficia. Así es como el yoga ayudará a cambiar y dejar una huella en la sociedad.
 
¿Las asanas ayudan a la gente a entender más claramente yama y niyama?
Sí. Sólo toma el ejemplo de la violencia. Cuando eres agresivo en tu práctica te causas daño, entiendes el efecto de la violencia en ti mismo. Entonces no quieres causar violencia a los demás. Así que, por lo tanto, las asanas por sí mismas enseñan como ser no-violento contigo mismo, cómo ser  honesto contigo mismo; cómo no exceder la energía en un lado y tener falta de ella en otro, lo que nos lleva a observar asteya, el principio de no robar. Cuando trabajas más fuerte en un lado, privas al otro lado de energía, lo que equivale a robar. En cambio, cuando se confina la energía dentro de ti, la energía circula a través de todo el cuerpo, lo cual alcanza el aspecto de brahmacharya, continencia, conservando y no permitiendo que la energía se disipe. 
 
 
Enseñando en Tepoztlán
 
Por lo tanto los principios de yama se pueden aprender en la práctica de asanas. Es así como Guruji nos ha enseñado. Si comienzas a enseñar diciendo “no seas violento, no robes, di la verdad, etcétera”, la gente no va a escuchar.

Pero cuando comienzan en la práctica de asanas a comprender los principios de yama y los principios de niyama, se convierten en mejores seres humanos y empiezan a transformarse. Así es como se puede aprender. Por lo tanto, es una manera inversa de aprendizaje.

En realidad, Patañjali dice yama, niyama y asana. Esto significa que para estar capacitado para aprender el tema del yoga, incluso las asanas, se espera que se sigan primero los principios de yama y niyama, y entonces se está calificado para aprender asanas.

En este caso, ninguno de nosotros está calificado para las asanas, ya que no seguimos estos principios. Pero a medida que se comienzan a practicar asanas, se inicia la comprensión de los principios de yama y niyama y se comienzan a seguirlos. Es un proceso inverso, porque la sociedad ahora es así. En los primeros días la gente seguía el orden correcto de yama, niyama, asana. Hoy nadie sigue yama y niyama pero de inmediato quieren hacer asanas. Por lo tanto, no importa, se deja que el estudiante venga (a clases). Siempre podemos corregirlos, hacerlos entender y luego se convierten en mejores ciudadanos. Una vez más la sociedad se beneficia de esa manera.
 
“La nobleza en el pensamiento es muy importante en la enseñanza”
Sobre las cualidades que debe tener un maestro de yoga, Jawahar dice “Principalmente, debe ser sincero. Debe haber verdad y tiene que haber compasión en la enseñanza. Tener el mismo respeto por el alumno que tendríamos hacia uno mismo”.  

Jawahar valora la actitud de servicio en un maestro de yoga y nos dice, “Si vas a ver la enseñanza de yoga como un negocio, entonces vas a pensar en la enseñanza del yoga como un negocio. Si lo miras como un servicio, entonces vas a hacer un servicio adecuado. Se debería estar más orientado al servicio. Contemplar la enseñanza como un servicio noble. Entonces vas a hacerlo bien. La nobleza en el pensamiento es muy importante en la enseñanza, porque después de todo, la enseñanza es un tema noble. Por lo tanto, la nobleza debe estar allí en quien sea que esté enseñando”.
 
Jawahar y el entrevistador. Foto: Cynthia Barrera.

¿Por qué disfrutas tanto las montañas rusas?
La montaña rusa da una cierta clase de emoción, la velocidad, la aventura, los repentinos e inesperados giros y vueltas que ocurren como en la vida. La vida es también una montaña rusa. A veces estás arriba, a veces abajo, giras a un lado e inmediatamente te encuentras de cabeza. Así que disfrutas la vida al disfrutar de un paseo en montaña rusa.
 
Entrevista realizada por Fernando García Aguinaco, maestro certificado de Yoga Iyengar, nivel Junior Intermedio I. Da clases de yoga en la Ciudad de México y retiros en Tepoztlán. Es autor de los blogs Namaskara Yoga o www.yogafernando.com y Una Vuelta por India.  
 
Fuente: http://namaskara.blogs.com
 
Comentarios0
Comentarios0

Enviar


 
 

Listar Comentarios

Todavía no hay ningún comentario, sé el primero en opinar.

Deja tu comentario






Deseo mostrar mis datos
Acepto la clausula de privacidad


También te puede interesar